El día que me clones

Carlos Gardel

Carlos Gardel

Eddie Palmieri

Eddie Palmieri

Hay clones difíciles por la historia que hay detrás de la célula madre. Y con El día que me quieras ni siquiera un monstruo de la música como Eddie Palmieri se limitó a tomar la original y darle nueva forma sin rendirle expresa pleitesía. Monstruo al fin, ese proceso de tranformación, de clonación por etapas, es quizás lo que más me gusta de la versión que hace de El día que me quieras: primero, el reconocimiento a la célula madre, un homenaje en arreglos clásicos; luego, unos compases a lo Big Band para, finalmente, darle paso a todo el ritmo que el piano y la orquesta de Palmieri es capaz de generar.

Ese ritmo, con el coro «quiéreme que quiéreme/El día que me quieras» transforma por completo la canción. Gardel es pura melancolía, el anhelo por un amor que se antoja imposible, la tristeza sureña en su máxima expresión porque qué es el amor si no se sufre por él. El clon de Palmieri llena la letra de desenfado caribeño,el día que me quieras se convierte en el flirteo de una noche de baile y rumba, donde se hacen promesas que a la mañana siguiente estarán completamente olvidadas.

Carlos Gardel – El día que me quieras

Eddie Palmieri – El día que me quieras

Comments

  1. rosana ordóñez says:

    Muy bueno el contenido y excelente presentación,. chévere. besos RO

  2. Muchas gracias, muchos saludos

  3. Que versión tan peligrosa y qué dura le quedó a Palmieri… él sabe cómo es la cosa. Me encantó :)

  4. Tienes toda la razón, él sabe de qué se trata. Qué bueno que te gustara, hablamos

Speak Your Mind

*